Asociación Contramarea


Share

Desde su fundación la Asociación Contramarea ha mostrado un compromiso firme respecto a incluir a todas las mujeres, alejándose de esta forma del feminismo hegemónico formado por mujeres blancas, heterosexuales y con estudios superiores.

El reconocimiento de la diversidad de mujeres pasa por no suplantar su voz, por no homogeneizar las reivindicaciones, por no jerarquizar las agendas políticas.

Desde esta perspectiva, en Contramarea se decidió dar cabida a grupos de trabajo que abordaran otros ejes de opresión patriarcales de las mujeres que van más allá del género o el sexismo, permitiendo que estos grupos gozaran de cierta autonomía dentro de Contramarea a la hora de establecer su agenda política y sus actividades, y asumiendo el compromiso de integrarlas en la Asociación como algo transversal, facilitando de esta forma la práctica de un feminismo diverso, plural e inclusivo donde todas las mujeres puedan verse representadas y sentirse respetadas.

Históricamente las lesbianas han estado diluidas en el movimiento feminista, viendo como sus reivindicaciones y sus necesidades eran subordinadas a las causas heterosexistas como el aborto o el divorcio. Esta invisibilización dio lugar a la creación tanto de colectivos de lesbianas feministas autónomos como a la integración de las lesbianas en colectivos mixtos, el conocido como activismo LGBTI. No obstante, en los colectivos mixtos también se produce una invisibilización y una subordinación a las reivindicaciones genéricas.

Creemos necesario establecer en Contramarea un modelo que goce de visibilidad sin diluirnos en las políticas de igualdad, pero que al mismo tiempo nos vincule claramente al feminismo y al resto de mujeres, puesto que es del feminismo de donde tomamos la teoría política y las herramientas de análisis que contribuyen a construir unas políticas lésbicas.