Cómo crear contraseñas seguras


Share

Una de los aspectos fundamentales a la hora de protegernos en internet y de salvaguardar nuestra privacidad es el uso de contraseñas seguras.

Dada la frecuencia con la que se producen robos de contraseñas, de cuentas de correo o de redes sociales, suplantación de identidad, etc. por parte de parejas o exparejas, voy a  dedicar esta entrada a dar algunas claves para generar y usar contraseñas seguras como primer paso para prevenir esas formas de violencia. En una próxima entrada explicaré otros consejos de seguridad que complementan al uso de contraseñas seguras.

Lo que NO es seguro:

– Usar la matrícula de nuestro coche, fechas importantes, números de teléfono, nombres de personas, etc.

– Usar letras consecutivas en el teclado (qwerty)

– Palabras que aparezcan en un diccionario

– Usar la misma contraseña para todos los servicios

– No cambiar la contraseña

– Apuntar la contraseña en cuadernos, agendas, etc

– Compartir la contraseña con otra/s personas

Lo que SÍ es seguro:

– Usar contraseñas largas, de al menos 10 caracteres, que incluyan todos los caracteres: letras, números, símbolos, mayúsculas y minúsculas

– Usar reglas mnemotécnicas: por ejemplo, elegir una frase “lo esencial es invisible a los ojos” y a partir de ella crear la contraseña siguiendo una regla que nos facilite recordarla: la inicial de cada palabra alternando mayúsculas y minúsculas, cambiar letras por el número que corresponde a su posición en el alfabeto, etc. Después, intercalar símbolos: #, $, &, <, etc.

– Una vez creada la contraseña podemos añadirle una clave para generar una contraseña específica para cada servicio: Facebook puede ser fb o fbk, Twitter tw o twt, etc. Añadiremos esta combinación de letras donde consideremos y tendremos contraseñas diferentes

– Lo ideal es memorizar la contraseña, pero en caso de querer apuntarla existen gestores de contraseñas que las almacenan de forma segura (aunque nada es seguro 100% en nuevas tecnologías), no obstante, tendremos que crear una contraseña igualmente robusta para proteger el gestor y esa sí deberemos memorizarla

– Las contraseñas son secretas, no debemos compartirlas con nadie. Si necesitamos una contraseña para un servicio que compartimos con otras personas (grupos de trabajo, etc.) elegiremos una contraseña totalmente diferente a la que usamos  para el resto de servicios

– Existen generadores de contraseñas en los que se puede seleccionar el nivel de seguridad y el tipo de caracteres empleados, son contraseñas aleatorias y su memorización será más difícil

– Cambiar la contraseña con regularidad, pero cambiarla totalmente y no solamente una letra o número

– Con respecto a las preguntas de seguridad para recuperar contraseñas, es importante no elegir una pregunta de las predeterminadas sino crear una propia, cuya respuesta o sea falsa o sólo conozcamos nosotras/os, incluso puede ser una palabra o frase sin sentido

Lourdes Bravo Pérez
Educadora Social - Sexóloga - Experta en Violencia Intragénero Secretaria de la Asociación Contramarea Directora de ISOEDU

Te puede interesar