Diferencias entre violencia intragénero y violencia de género


Share

 

Desde que empezaron a hacerse públicos casos de violencia intragénero existe una corriente de opinión que quiere ampliar el concepto de violencia de género para acoger también el de violencia intragénero, creando de esta manera un concepto genérico de violencia de pareja/violencia doméstica o uno de violencias de género, según de que ámbito provenga la opinión. De esta forma, hay quien persigue despolitizar la violencia de género usando para ello la excusa de la existencia de violencia intragénero y hay quienes, por no haber aún espacios de difusión de conocimiento sobre violencia intragénero, usan los espacios creados para violencia de género, mezclando ambos fenómenos.

En diversas entradas he explicado mínimamente por qué son realidades diferentes, pero quiero hacer una entrada específica para establecer de una forma más sistematizada las diferencias, los distintos enfoques y teorías. Es un asunto algo complejo, espero conseguir explicarme.

La IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing 1995) definía la violencia contra las mujeres o violencia de género como “una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres, que han conducido a la dominación de la mujer por el hombre, la discriminación contra la mujer y a la interposición de obstáculos contra su pleno desarrollo. La violencia contra la mujer a lo largo de su ciclo vital dimana especialmente de pautas culturales, en particular de los efectos perjudiciales de algunas prácticas tradicionales o consuetudinarias y de todos los actos de extremismo relacionados con la raza, el sexo, el idioma o la religión que perpetúan la condición inferior que se le asigna a la mujer en la familia, el lugar de trabajo, la comunidad y la sociedad”.

Es decir, el sistema patriarcal sitúa a los hombres, con privilegios, por encima de las mujeres, sin privilegios; valora todo lo relacionado con la masculinidad por encima de lo relacionado con la feminidad. A grandes rasgos, a esto lo llamamos sexismo.

Por una parte está la definición amplia de violencia de género y, por otra, la que por ejemplo se hace en la legislación española y que circunscribe la violencia de género a aquella que ejercen los hombres contra sus parejas o exparejas mujeres.

En cualquier caso, la violencia de género se asienta sobre ese desequilibrio sexista e histórico de poder que existe entre hombres y mujeres. Las formas que adopta la violencia de género son muy diversas: desde la que vemos en las noticias relativa al ámbito de las relaciones afectivo-sexuales, pasando por los abusos sexuales que sufren mayoritariamente niñas a manos de mayoritariamente hombres, el reparto de la riqueza, el acceso a la educación, los feminicidios, las agresiones sexuales por parte de desconocidos, el hostigamiento en los espacios públicos, el acoso sexual y un (demasiado) largo etcétera.

Es decir, que tenemos una serie de hombres (no todos) que se sienten legitimados para ejercer violencia contra las mujeres.

Lourdes Bravo Pérez
Educadora Social – Sexóloga – Experta en Violencia Intragénero
Secretaria de la Asociación Contramarea
Directora de ISOEDU

Te puede interesar